Millennials, la generación perdida o la generación marcada… La generación 2.0

Álvaro León Campos

Enfermero en la unidad de COT del Hospital Regional de Málaga, Máster en Salud Internacional. Experto en estadística aplicada a las Ciencias de la Salud. I.P. del proyecto TALISMAN. Doctorando en Ciencias de la Salud por la FAcultad de Málaga,  tutor clínico y Colaborador Honorario como docente externo en el departamento de Enfermería de la UMA

@AL_LC

El tema de la edad ha sido un chiste recurrente durante las reuniones del comité organizador del ENDIMA 14, ya sea porque soy el más joven del grupo o porque me resultaba difícil creer que personas más mayores que yo, pudieran ser verdaderos expertos en el uso de tecnologías y redes sociales de diversos tipos, y como lo general no

alvarotiene por qué ser la norma, me ha alegrado poder comprobar de primera mano, que no todo está perdido para la generación que me precede.

Mi generación ha sido llamada por los sociólogos de nuestra era como “Millennials”, “generación Y” o “Peter Pan”, y esto sólo en los casos que no han querido ofendernos abiertamente, algunos menos benevolentes, nos tachan como la “generación perdida” o “generación NINI”.

Somos, a pesar de cómo nos etiqueten, para bien o para mal, una generación que ha ido creciendo con uno de los avances tecnológicos más revolucionarios de nuestra era, INTERNET, y como tal, nuestra vida se ha ido desarrollando en las redes con el mismo ritmo de crecimiento con el que la red se desarrollaba. Somos una generación bien formada, a pesar de lo que nos quieran hacer creer, somos exigentes con el conocimiento, pues su fácil acceso nos hace discriminar en ocasiones aquello que “merece la pena ser aprendido” de aquello “que puede consultarse en sólo un segundo con el móvil”, somos una generación cuya vida está colgada en las redes sociales, transparente, como si dejáramos a cualquiera entrar en nuestra casa a coger nuestros álbumes de foto más íntimos , y en ocasiones podemos ser muy molestos, hablamos más por el móvil que cara a cara, paseamos sin ver lo que nos rodea porque una pantalla brillante nos tiene absortos mientras caminamos, y nuestras reuniones de amigos pueden llegar a ser silenciosas, porque cada uno esté enfrascado con su dispositivo particular, pero no todo es malo.

Debido precisamente a como somos, al hacerme enfermero, me di cuenta de que, por lo explicado anteriormente nuestra forma “2.0 de vivir” tenía sentido en nuestro trabajo en el área de la salud, entendí que no tienes por qué tratar a un solo paciente cada vez, cuando podríamos llegar a miles, los profesionales 2.0 están en auge, y cada vez queda más patente su utilidad, apps, foros, reuniones virtuales con grupos de pacientes incluso de todo el mundo, que un nuevo sistema de tratamiento ha venido para quedarse…

Nuestra forma de pensar puede ser diferente, pero nadie puede negar que tenemos pasión por lo que hacemos, y como enfermero me apasiona el uso que podría darle a la tecnología para llegar más a mis pacientes, para llegar mejor, para llegar más rápido, sin esperas… para simplemente, conectar.

Somos la generación relevo, y no todo lo que podemos aportar es malo, es simplemente diferente.

ESTO Y MUCHO MÁS EN #endima14

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s